Jesús Paguillo Palacios


Dos velas salpicadas de sangre, eso somos…, dos velas que derraman la cera en un gran charco de sangre.