Javier Gómez Pérez


El subcomandante de Auschwitz, Karl Hocker, encontró en la música de un violín la parte humana que la SS le arrebató.